martes, septiembre 07, 2010

POR LA BEATIFICACIÓN DE LA PALABRA "PRETENCIOSO"

Pretenciones en técnica mixta pretenciosa.






No me gustan los santos, ni los mártires, ni los héroes que no “salvaron” el mundo porque no les dio tiempo…

A mi me costó mucho decidirme en que rama meterme cuando comencé  los estudios de Arte. Eso es normal porque era muy niña (me gusta pensar que lo sigo siendo). Y cuando eres niño las decisiones son caprichosas, viscerales más que racionales, y se acaban asentando con la madurez  y la auto-justificación (cosa con la que comulgo).  No fue hasta que me tocó estudiar historia-teoría del Arte cuando comencé a entender un poco la razón de todo… o a empezar a negar la negación, la afirmación e incluso negar la negación de la afirmación: “El Arte no hay que entenderlo , ni dejar de cuestionarlo… el Arte está muerto y se seguirá muriendo”…Mi cerebro me dijo “AHHHH ERROR DE SISTEMA”,y  no me dejó de doler la cabeza hasta que me olvidé de todo y descubrí la utilidad de la palabra PRETENCIOSO. Llamémoslo el poder de “Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como”, ese es un ente omnipresente. Me explico:

Se tiende a extremar los puntos de vista en los análisis sobre Arte o sobre Cine, para no caer en el relativismo ( que es, algo así como el demonio, o eso dicen).  Abanderando la consigna de Arte o Artista como un agente con poder para cambiar el mundo (chicos, bienvenidos a La Jungla de Cristal)… Entendiendo por cambiar el mundo vender muchas monografías, muchos dvds, o llenar muchas salas, o la boca de alguien.  O no, porque me importa bien poco eso… alguien me dijo una vez “ ten miedo de quien pretende cambiarlo todo y de quien no quiere cambiar nada”.  Partiendo de esa premisa, cuando el Arte no transgrede  como “debería” los límites o se “pierde” en una amalgama de placer estético o todo lo contrario (y queda por tanto en un mero ejercicio conceptual), es entonces cuando se le llama pretencioso. Es un fino hilo que puede transformar la provocación en pretensión; y al artista en timador o en Super Ego del país de los Egos Nacientes.

Que tontada… lo único que tengo medio claro de todo esto es que la palabra “pretencioso” se pierde en significado consigo misma. Que es una herramienta visceral para catalogar cosas que son incatalogables. Para martirizar obras o beatificarlas. Es una palabra que tras oírla o leerla te obliga a posicionarte a favor o en contra. Como un bipartidismo perceptivo. Y todo suele ser bastante más complejo que eso.

Al final, el Arte sirve para atacar o alabar la autoestima social de la cultura a la que pertenece. Siempre hay y habrá una pretensión. Parece que con esto justifico cualquier manifestación artística. Pero no (con todo el respeto: ni de coña) eso significa que el Arte está totalmente ligado a su contexto temporal, y hace inevitable ligarlo a sus referentes anteriores… Y normalmente, lo que una obra produce está fuera de control. Por lo cual hablar de Arte pretencioso es como decir que “Dios es Dios”.

El Arte con suerte es capaz de salvarse  a sí mismo. Si la crítica así  lo decide. Y el artista está (estamos) en constante pretensión de algo, como todos, tanto si su trabajo “funciona” o no. Por eso me pone muy nerviosa, el cuestionamiento ideológico de los artistas a través de sus obras, o las acusaciones de plagio… Como eso que leí hoy que “culpaba” a Damián Hirst de plagio… yo me eché a reir, y no me posicioné en absoluto. ¡Como mucho me posicioné en que la palabra PLAGIO merece una redefinición, por PRETENCIOSA!

Soy consciente de la poca claridad de lo que estoy ahora mismo escribiendo, “y francamente querida me importa un bledo”… Porque al final uno hace lo que hace, principalmente porque puede y tiene las herramientas con que hacerlo. Y claro que siempre hay que pedir responsabilidad al respecto de una obra, y también asumirla. Para ser aún más pretenciosa, esa quizás es la razón por la que  me indigno con  pelis de Lars Von Trier, y me río cuando leo críticas sobre Damian Hirst. Ni yo lo entiendo.

Al final… es posicionarse entre pretenciones y los dolores de cabeza resultantes de intentar justificarlas.

Me haría protestante calvinista si no fuera porque Stephen Hawkin me rompió las ilusiones. Y Dios no existe.

Que Dios salve a los pretenciosos.

RAISA MAUDIT LICENCED THIS:

Creative Commons License
Todos los proyectos y contenido de Raisa Maudit aquí visibles están bajo una licencia de Creative Commons RAISA DICE UTILÍZAME CON ÉTICA.
 
The Rise and the Fall of RAISA MAUDIT Copyright © 2009 Blogger Template Designed by Bie and modified by Raisa Maudit Blogger Template