sábado, junio 07, 2008

HOME SWEET HOME o cómo Caperucita vivía en rojo y blanco

Caperucita, qué intrépida!
Alterada por la química, su energía restauró para encontrar un hogar en el que dejar su cestita y colgar su capa ROJA Todo era brillante y luminoso, el sol hablaba en eco por las paredes. Giraba y hacía un círculo, formando halos BLANCOS de luz. Todo era encantador, con plantas y colores... allí Caperucita se quedó
Construyó un hogar, como todos sus hogares... temporales
Pero Caperucita estaba contenta... era feliz así. Disfrutaba haciendo de lo efímero, belleza sublime. Se deleitaba encerrandose en su nueva morada disfrutando de la ternura de su propia compañía. Su cama era un nido de intimidad... intimo, intimísimo. Su piel se ponía de gallina con la soledad de su compañía. Su propio cuerpo le bastaba, sus propias manos eran suficientes. En esa soledad tierna, Caperucita decidio relajarse... Se relajó ... y mirando a la luna se dijo. "Aquí no está el lobo feroz"
Su morada estaba a salvo de cualquier miedo. Ella en rojo y blanco, se encargaría de protegerse de todos los lobos feroces que devorarla quisieran. No necesitaba de nadie, ni de su abuelita.. ni de las tentaciones de los caminos bífidos.
Caperucita, qué intrépida! Se siente en paz atándose a la cama y dejando volar su imaginación... así podía predecir que camino debía elegir. Todo mientras sus propias manos le servían de compañía y satisfacción
Qué intrépida .... Caperucita

(Fotografía de Eugenio Recuenco)

RAISA MAUDIT LICENCED THIS:

Creative Commons License
Todos los proyectos y contenido de Raisa Maudit aquí visibles están bajo una licencia de Creative Commons RAISA DICE UTILÍZAME CON ÉTICA.
 
The Rise and the Fall of RAISA MAUDIT Copyright © 2009 Blogger Template Designed by Bie and modified by Raisa Maudit Blogger Template